<span class='titulo-post'>África.</span><span class="descripcion-post"></span>
<span class='titulo-post'>África.</span><span class="descripcion-post"></span>
<span class='titulo-post'>África.</span><span class="descripcion-post"></span>

La exposición ubica cinco de los sitios naturales más emblemáticos de África para narrar la biodiversidad y grandeza del continente, así como la importancia de la conservación del medio ambiente; en el marco de la película África Salvaje presentada en el cine planetario.

La cuna de la Humanidad

Las evidencias en investigaciones de la genética humana apoyan la hipótesis de la «Eva mitocondrial», según la cual el origen de los humanos modernos radica en una población africana que vivió hace más de 200 000 años. Es decir, todos somos descendientes de una única madre común cuya herencia guardamos en nuestro adn. Tal como afirmó Charles Darwin a finales del siglo xix: «África es nuestro hogar. Allí compartimos un ancestro en común con los primates, ahí es donde nos volvimos bípedos y donde desarrollamos nuestra actual fisionomía. Es también el lugar donde creamos nuestras primeras herramientas de piedra y donde nació el Homo Sapiens».

Pero no fue donde permaneceríamos. Los primero homínidos migraron desde África hacia Medio Oriente hace unos 100 000 años, y de ahí hacia Europa y Asia. Entre muchos de los homínidos migrantes, el Homo Erectus es el primero que se distribuyó ampliamente por la superficie del planeta, llegando hasta el sur y este de Asia. En 1883 el antropólogo holandés Eugène Dubois encontró el primer resto de un Homo Erectus en Java, Indonesia. Este Hombre de Java significó la primera prueba de la existencia del Pithecanthropus, en su afán por encontrar el «eslabón perdido» que conectara al ser humano actual con sus ancestros.

Décadas después, en 1924, el paleontólogo sudafricano Robert Broom y el anatomista australiano Raymond Dart descubrieron en Sudáfrica los restos fósiles del Australopithecus africanus, un pre-homínido de hace dos millones de años (un millón de años más antiguo que el Hombre de Java), lo cual significó los primeros sustentos a la teoría de Charles Darwin que situaba a África como «Cuna de la Humanidad» y dio continuidad a la búsqueda por el origen de los ancestros primates del humano.

De igual modo se encontraron registros del Homo Sapiens, predecesor de nuestra especie (Homo Sapiens Sapiens), en Etiopía. El hallazgo de los restos fósiles más antiguos que se conocen de Homo Sapiens (Omo i y Omo ii) en 1967, sugirió que la humanidad y sus predecesores más cercanos surgieron mucho antes de lo que se creía en aquella región africana. Gracias a las continuas búsquedas centradas en esa región, un grupo de paleontólogos encontraron en 1974 en Hadar, Etiopía, un conjunto de restos fósiles (aproximadamente el 40% de un esqueleto) pertenecientes a un Australopithecus afarensis de hace 3.2 millones de años, lo que resultó ser el homínido más antiguo jamás encontrado. El conjunto de restos fue bautizado como Lucy y pertenecía a una hembra de 110 centímetros de altura y pies arqueados, lo que indica que era bípeda. Su descubrimiento permitió entender la relación entre los primates y los seres humanos, siendo la ancestro del Homo Sapiens más antigua que se ha encontrado.

Luego, en 2013, se reforzó la evidencia del vínculo evolutivo entre el Australopithecus y el género Homo, cuando el estudiante de la Universidad Estatal de Arizona, Chalachew Seyoum descubrió una mandíbula de 2.8 millones de años de antigüedad que mostró la relación entre la reducción del tamaño de los dientes y el crecimiento del cerebro. La teoría indica que estos nuevos homínidos, descendientes del Australopithecus, comenzaron a desarrollar herramientas y caminar erguidos entre los arbustos de la sabana. Es probable que a medida que su cerebro crecía, necesitasen de más energía por lo que buscaron nuevas fuentes de alimentos, dando un salto evolutivo hacia el Homo Erectus y luego el Homo Sapiens.

Con este recuento de descubrimientos antropológicos podemos entender el origen del Homo Sapiens Sapiens como resultado de una línea evolutiva cuyas evidencias genéticas nos conducen a una única madre común en África, el lugar donde nacimos, donde partimos y al que podemos llamar nuestra cuna.

Texto por Fabián Cuamea Villa


Gráfica

PERIODO DE EXHIBICIÓN

octubre 28, 2016 - marzo 12, 2017

Revisa horarios y costos AQUÍ

GALERÍA

Fotos por: Estefany Maya