<span class='titulo-post'>El Gran Tinacal.</span><span class="descripcion-post">Israel Korenbrot</span>
<span class='titulo-post'>El Gran Tinacal.</span><span class="descripcion-post">Israel Korenbrot</span>
<span class='titulo-post'>El Gran Tinacal.</span><span class="descripcion-post">Israel Korenbrot</span>

Exposición fotográfica del autor Israel Kornebrot que revela el trabajo de rescate de pulquerías y de los personajes que se dan cita a degustar el llamado «néctar de los dioses».

En una caminata por la Ciudad de México, atraído por la atmósfera del lugar, Korenbrot se adentra en la pulquería El Gran Tinacal. Inmediatamente las personas se sienten invadidas cuando entra el desconocido, sobre todo porque lleva consigo una cámara y realiza algunas tomas de la pulquería.

Vuelve al sitio unas veces más para hacer otras fotografías. Se adentra en el tema y poco a poco los clientes habituales se acostumbran a él. Conversa con ellos, convive entre sus tristezas, cantos, risas, juegos, dolores, y después de pasar largas horas compartiendo sus momentos llegan a olvidar que había una cámara.

La pulquería reunía mayormente a hombres, entre ellos mecánicos, albañiles obreros, o músicos; a las mujeres, que no se les incluía por igual pero aún así tenían relevancia, se les servía desde una ventanilla su bebida para llevar. Todos ellos de clase media y baja por ser una bebida alcohólica barata.

Estas imágenes pueden ser similares al trabajo de Marco Antonio Cruz con La Hija de los Apaches donde registra la vida cotidiana del lugar, y tan distintas a las obras de Nacho López, cuyas fotografías consistían mayormente en un experimento social o eran imágenes planeadas.

La técnica en sus imágenes no es las mejor, pero captura la esencia del lugar, lo que lleva a pensar en cómo se involucró tanto en esa situación, cómo se volvió parte ellos y muestra no sólo un registro de la época, sino una realidad a la cual no todos tenían acceso.

Actualmente ya no existe El Gran Tinacal, pero las fotografías de Kornebrot dejan una evidencia documental que, más allá de exponer la identidad de una sociedad como un símbolo de la cultura mexicana, nos deja ser partícipes del lugar con imágenes espontaneas. Korenbrot fue testigo y capturó los momentos cotidianos, la convivencia entre ellos y las expresiones más sinceras de sus protagonistas dentro de la pulquería.

Texto por Amairani Lemus

María Elena Ruiz Galut. Investigadora, docente y especialista en arte prehispánico, particularmente la pintura mural teotihuacana. Doctora en Historia del Arte e investigadora del Instituto de Investigaciones Estéticas en la Universidad Nacional Autónoma de México. Ha coordinado y trabajado en distintos proyectos de investigación y de exposición y es responsable del proyecto y seminario de investigación «Tláloc y las entidades de la lluvia en la América Indígena». Israel Korenbrot (Milawa, Polonia, 1923 – Ciudad de México, 2010). Fotógrafo interesado en la experiencia urbana y el recorrido agónico de las pulquerías. Sus fotografías en blanco y negro ayudaron a profundizar el reconocimiento del pulque como cultura popular mexicana. Estudió en Fotografía en el Colegio de Educación Superior Derby Lonsdale y fue miembro del Club Fotográfico de México. Expuso su obra en México, Estados Unidos, Italia, Brasil, Cuba, Francia e Israel.


Fotografía

PERIODO DE EXHIBICIÓN

Septiembre 14, 2016 - Marzo 19, 2017

Revisa horarios y costos AQUÍ

CARTEL

GALERÍA

Fotos por: Estefany Maya