<span class='titulo-post'>Viacrucis.</span><span class="descripcion-post">Fernando Botero</span>
<span class='titulo-post'>Viacrucis.</span><span class="descripcion-post">Fernando Botero</span>
<span class='titulo-post'>Viacrucis.</span><span class="descripcion-post">Fernando Botero</span>

El Centro Cultural Tijuana presenta por primera vez en México la más reciente exposición de Fernando Botero. Más de 60 obras que abordan capítulos del calvario de Cristo.

El Viacrucis es un tema universal, y por ende es fácil saber qué tipo de escenas veremos en la serie de Fernando Botero. Ya que el tópico es ampliamente conocido por el público, se tiene una idea clara de lo que narra. Razón por la cual el artista, lo utiliza para darle otro acercamiento. No es una representación religiosa dedicada a la adoración, es un discurso del papel que toma en la actualidad. Las reflexiones que se generan tras ver esta serie son diversas. Comienzan con una identificación de las estaciones, sin embargo existen detalles dentro de los cuadros que permiten profundizar al espectador. La descripción del sufrimiento de Cristo y sobre todo de la Virgen, queda plasmado de igual manera que lo han hecho artistas anteriores. La novedad que ofrece este trabajo, son los escenarios por los que atraviesa Jesús para llegar a la cruz los cuales, evidentemente, se sitúan en una sociedad del siglo xxi.

La verdadera interrogante es la intención con la que Botero realiza esta serie. Desde mi punto de vista, su enfoque nos lleva a concientizar acerca de la realidad que vive la religión. ¿Por qué un tema religioso? Botero es cristiano y la relación que hay entre él y su obra es evidente. Sin embargo, como persona que tuvo una educación básica en un colegio católico, puedo expresar de igual manera, mi comprensión del tema, pero no quiere decir que exista una completa devoción de mi parte. No dudo que ese sea el caso de mucha gente en la actualidad. Para cada creyente o practicante, el conocimiento del Viacrucis está presente en la tradición religiosa. La relevancia de su aprendizaje forma parte de la cultura, la información que se tiene de Cristo y este suceso, es la misma de hace años. La única diferencia es el valor que se le da y es ahí donde entra el ejercicio de Botero.

Su trabajo, es un discurso que proyecta cómo el individuo actual no observa con tanto fervor el momento del Viacrucis, y por ende su importancia decae. Pero también es un mensaje de unidad, la representación de personajes de distintas etnias y épocas en los cuadros de Botero, simboliza el viaje que ha tenido la religión a través del tiempo y el poder de la misma. Dejando a un lado la doctrina, es la fe y la compasión lo que une a los creyentes ante el sacrificio del hijo de Dios. Es curioso entonces que el Centro Cultural de Tijuana optara por traer esta serie en Semana Santa. Un acto que puede parecer intencional o una coincidencia. Pero de esta manera, podremos ver si la visita a esta exposición constará de fieles, curiosos del arte o de ambos perfiles. Al final, es el ejercicio del artista el que prevalece y la interpretación del usuario, sin importar su estatus religioso.

Texto por Ivonne Osuna Aguilar


Pintura

PERIODO DE EXHIBICIÓN

marzo 24, 2017 - junio 11, 2017

Revisa horarios y costos AQUÍ

CARTEL

GALERÍA

Fotos por: Estefany Maya