<span class='titulo-post'>Francisco I. Madero y la decena trágica en el Fondo Casasola de SINAFO**.</span><span class="descripcion-post">(Feb,16)</span>
<span class='titulo-post'>Francisco I. Madero y la decena trágica en el Fondo Casasola de SINAFO**.</span><span class="descripcion-post">(Feb,16)</span>
<span class='titulo-post'>Francisco I. Madero y la decena trágica en el Fondo Casasola de SINAFO**.</span><span class="descripcion-post">(Feb,16)</span>

Imágenes impresas para la exposición Imágenes de la modernidad. Proyectos y expectativas en la Revolución Mexicana, 1910-1940. Producción del Centro Cultural Tijuana en 2010
** Todas las imágenes presentadas provienen de originales resguardos en la Fototeca Nacional del INAH, como parte del Fondo Casasola
Colección Centro Cultural Tijuana

En el catálogo de la exposición citada se escribió lo siguiente:

«Acostumbrada a la figura del hombre fuerte en el poder, la clase política mexicana se enfrentó a uno de los más intensos momentos de caos. El 9 de febrero de 1913, Félix Díaz fue liberado de la prisión militar de Santiago Tlatelolco por sus simpatizantes, iniciando con esto un golpe de Estado que se concretó gracias a la alianza hecha con el general Victoriano Huerta, quien irónicamente fue nombrado defensor del gobierno por Madero. Tras la renuncia y el posterior asesinato de este último, Huerta fue designado Presidente de México. El sangriento cierre de este capítulo en nuestra historia se titula La Decena Trágica

Como parte del Proyecto La Pieza del mes, del Centro Cultural Tijuana, se presentan cuatro imágenes impresas; relativas a este episodio de la historia nacional. En estas se puede apreciar el éxodo que, al parecer con celeridad, llevan a cabo decenas de personas, quienes llevan consigo humildes pertenencias, durante el transcurso de la Decena Trágica y a través de las antiguas vialidades de terracería en el Distrito Federal.

Se percibe además el caos y el efecto de circunstancias ocurridas de improviso. La ciudad es un campo de batalla, barricadas y cañones apostados en otros paisajes, casi desolados. Dos imágenes más dan cuenta de la fotografía como representación de poder. Una primera, del poder de las armas y de la fuerza. Una segunda, del poder político y económico representado en un conjunto de militares elegantemente ataviados con Victoriano Huerta al centro. Escenas del golpe de estado como sinónimo de tragedia.