<span class='titulo-post'>La cartonería popular.</span><span class="descripcion-post"></span>
<span class='titulo-post'>La cartonería popular.</span><span class="descripcion-post"></span>
<span class='titulo-post'>La cartonería popular.</span><span class="descripcion-post"></span>

Familia Linares, El panadero;
Papel aglutinado, modelado y policromado; 1985

La catrina;
Papel aglutinado, modelado y policromado; circa 1999

Colección Centro Cultural Tijuana

 Puente entre el arte popular y lo contemporáneo

La cartonería es una expresión artística multifacética del arte popular, la cual originalmente se despliega en el ciclo de festividades de la iglesia católica. Con el tiempo el oficio se secularizó. La cartonería conjuga judas, pirotecnia, calaveras de oficios populares, máscaras, toritos, lolitas, piñatas, alebrijes, entre otros.

La cartonería se ha desarrollado tradicionalmente en sitios como San Miguel de Allende, San Luis Potosí, Cuernavaca, Metepec y Distrito Federal. Entre su comunidad de artistas encontramos a Ernesto Elías Salas, Heriberto Sánchez Torres y, por supuesto, la familia Linares. En retrospectiva, una figura fundadora fue Pedro Linares López (1906-1992).

En cuanto a las Catrinas, esta figura ha sido reavivada constantemente por distintos medios artísticos. Inoculada en el arte moderno por la influencia del arte popular y el ejercicio plástico de Diego Rivera, entre otros. El desenvolvimiento y nacimiento mismo de la Catrina está asociado a José Guadalupe Posada.

La Catrina es el espejo de lo popular, la crítica, lo socarrón e irreverente, la provocación y la displicencia. Su poder de ubicuidad y permanencia va más allá de Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central, de Diego Rivera. Una referencia en la creación contemporánea bajo el motivo de la Catrina es Sylvia Ji, artista de San Francisco, California.